Follow us on Social Media
Back

¿Cómo cambiar a mi perro de una dieta a otra?

La sensibilidad digestiva es un problema que afecta al 28% de los perros sanos, y podemos sospechar de ella si apreciamos un incremento del número de flatulencias, y/o deposiciones de mal olor, y/o heces blandas o líquidas, y/o deposiciones de gran volumen.

En la aparición de la sensibilidad digestiva son factores agravantes el peso del animal, la calidad de la alimentación y el no respetar la transición entre dietas.

 

«La sensibilidad digestiva es un problema que afecta al 28% de los perros sanos.»

 

En cuanto al peso, los perros de razas medianas y grandes son más sensibles debido a que presentan un colon de mayor tamaño, por lo que el alimento permanece más tiempo en esta parte del aparato digestivo, con el riesgo de desarrollar los síntomas mencionados más arriba.

Si nos fijamos en la alimentación, la mala calidad de las materias primas con las que esté elaborado el producto, también favorece la aparición de trastornos a nivel digestivo. Un alimento adaptado a las necesidades del perro como especie, y que además cuente con una proteína animal de alta calidad, ayudará a reducir la parte no digestible de la fórmula y mejorará la digestibilidad de los nutrientes.

¿Qué debemos tener en cuenta al cambiar de una dieta a otra?

Y por último, no respetar la transición entre dietas también puede ser motivo de aparición de síntomas digestivos. Los cambios de alimentación nunca deben de ser bruscos, sino que hay que realizarlos de forma paulatina. El nuevo alimento debe ser introducido poco a poco, de tal manera que comenzamos con una proporción del 75 % del alimento antiguo junto a un 25% del nuevo que mantenemos durante dos días, después pasamos a un 50/50 durante otro par de días, a un 25% del alimento antiguo y un 75% del nuevo, y terminamos con el 100% del nuevo alimento al séptimo día, aunque esta transición puede ampliarse según el caso. Durante estos días de transición, se pueden observar signos de adaptación digestiva que son totalmente normales, ya que el tracto digestivo tiene que adaptarse al nuevo alimento.