Follow us on Social Media
Back

La importancia de cuidar la piel de nuestros perros

Los problemas dermatológicos de nuestros compañeros de vida, los animales, son una de las principales causas de asistencia a la clínica veterinaria, y muchas veces obviamos la importancia de prestar especial atención al cuidado de la piel de nuestros animales.

“La piel constituye el órgano más grande del cuerpo y puede llegar a representar entre un 12 y un 24% del peso del animal.“

Entre sus funciones están la de actuar como barrera envolvente y proteger frente a las agresiones del entorno, regular la temperatura, producir pigmentos y vitamina D, proporcionar percepción sensorial, y otros muchos aspectos esenciales más.

Aunque son muchas las afecciones dermatológicas que pueden afectar a nuestros animales, se pueden enmarcar dentro de tres tipos: alergias, infecciones cutáneas y el síndrome queratoseborreico.

 

 

TRES CLAVES PARA UNA PIEL SANA

Para prestar un especial cuidado a la piel de nuestros mejores amigos debemos tener en cuenta estos tres factores en nuestro día a día.

Proteger frente a los parásitos externos.

Los parásitos, como pulgas y garrapatas, pueden causar dermatitis severas a nuestros animales, por lo que se hace especialmente importante protegerles con antiparasitarios externos de calidad, especialmente cuando éstos están más activos y, por ende, más expuestos, es decir, los meses que forman la Primavera y el Verano.

Una alimentación de calidad.

La mala alimentación es una de las principales causas de los problemas en la piel y en el pelaje, ya que la carencia de los nutrientes necesarios puede derivar en problemas dermatológicos directos, pudiendo aparecer pequeños granos, prurito, así como otro tipo de irritaciones cutáneas.

Por ello es especialmente importante dar una alimentación de calidad a nuestros animales, siempre acorde a sus necesidades de actividad y salud.

“La dermatitis atópica es la enfermedad más habitual en perros.”

Debemos tener en cuenta que una alimentación con ingredientes de mala calidad o innecesarios para la dieta de nuestro animal, puede generar intolerancias alimentarias o alergias.

 

 

Mantener la higiene en su piel.

Dentro de nuestra rutina de atención a nuestro animal, no debemos olvidar el hecho de que al igual que nosotros, necesitan un cuidado de su piel acorde a sus requisitos dermatológicos; exceso de grasa, sequedad, piel sensible, etc.

Tampoco debemos caer en el exceso de baños, porque podemos desequilibrar el pH de su piel. Cada 2 o 3 meses, sería una frecuencia adecuada, salvo que salgamos con mucha constancia al campo, ya que en este caso, seguramente necesitemos alguno extra dependiendo de lo “trasto” que sea nuestro perro.

En el caso de que no tenga problemas de piel utilizaremos un champú fisiológico, es decir, el champú normal indicado para cada especie. Si nuestro animal tiene algún problema concreto, debemos seguir las recomendaciones veterinarias, de tal manera que sepamos cual es el producto de higiene que mejor se adapta a sus necesidades.

Y como no, como siempre decimos, ante cualquier problema o duda, recomendamos que vayas a tu veterinario de confianza, que estará encantado de ayudarte.