Follow us on Social Media
Back

¿Qué es la leucemia felina?

La leucemia felina es una enfermedad infecciosa del gato, que puede producir inmunodeficiencia (bajada de defensas) y tumores. 

¿Cómo se contagia?

El virus se elimina por la saliva y se transmite de gato a gato por contagio directo, por mordedura o por otros tipos de contacto como juegos, lamido, etc. Los gatitos se contagian de la madre durante la gestación o a través de la leche cuando maman.

El virus de la Leucemia Felina está presente en todo el mundo, y afecta del 3 al 20% de la población felina según el país. En Francia, un estudio realizado en 1992 determinó que el 19’9% de los gatos eran portadores del virus. Otros estudios basados en la presencia de anticuerpos, revelan que 2 de cada 3 gatos entran en contacto con el virus al menos una vez en la vida. Los gatos que más probabilidades tienen de contagiarse son los que salen a la calle.

“2 de cada 3 gatos entran en contacto con el virus al menos una vez en la vida.”

En la mayor parte de los gatos, la infección permanece latente en un principio y el gato presenta buena salud. Cuando la enfermedad se manifiesta pueden aparecer diversos síntomas:

  • Consecuencias de la inmunodeficiencia. Debido al daño en las células del sistema inmune, los gatos se vuelven más sensibles a un gran número de enfermedades infecciosas crónicas y resistentes a la mayoría de tratamientos (toxoplasmosis, neumonías, infecciones cutáneas, gingivitis, toses, etc.)
  • Anemia. Es muy frecuente y está provocada por varios mecanismos directos e indirectos. El virus de la leucemia es la principal causa de anemia en los gatos.
  • Enfermedades tumorales. El virus de la Leucemia Felina es un retrovirus oncogénico, es decir, es capaz de inducir la aparición de tumores. Los más frecuentes son los linfosarcomas, un tipo de tumor sólido. La leucemia (cáncer de la sangre), es menos frecuente, a pesar de dar nombre a la enfermedad.
  • Otras. Muy variados signos clínicos pueden estar relacionados con la infección por el virus de la Leucemia Felina: alteraciones renales, oculares o neurológicas, problemas de la reproducción, poliartritis… junto con un progresivo deterioro del estado general.

¿Cómo puedo saber si mi gato tiene leucemia?

Lo primero, es llevarlo al veterinario. Los síntomas son muy inespecíficos lo que dificulta el diagnóstico, pero existen tests que permiten confirmarlo.

  • Si tu gato tiene síntomas y el análisis sale positivo, significa que tiene la enfermedad.
  • Si está aparentemente sano pero en un análisis de rutina tu veterinario detecta que es positivo, se debe repetir el test a las 3-6 semanas. Si sigue siendo positivo sin síntomas, significa que es un portador crónico. Puede tardar un tiempo muy variable en desarrollar la enfermedad, a veces hasta tres años. Durante esta fase también puede contagiar a otros gatos.

En cualquier caso, siempre debe ser tu veterinario el que te indique el test a realizar y también ha de ser él quien interprete los resultados, considerando el historial y el estado de tu gato.

¿Se puede prevenir?

Afortunadamente, existen en el mercado vacunas e caces para prevenir la infección. Antes de vacunar, y si tu veterinario te lo aconseja, se puede hacer un test que descarte la posibilidad de que tu gato tenga ya la infección, en cuyo caso la vacuna no podría prevenirla.

BIBLIOGRAFÍA

  • “Los Retrovirus” I Virbac Salud Animal