Follow us on Social Media
Back

Los perros y gatos necesitan una dieta carnívora

Para los que tenemos animales, el mantenimiento de su salud es algo fundamental. No queremos que enfermen porque, como miembros de nuestra familia que son, nos duele mucho saber que no se encuentran bien. Por ello, les llevamos al veterinario, les vacunamos, les desparasitamos, les protegemos de las inclemencias del tiempo, cuidamos su higiene, etc. Pero hay un factor básico para estar saludable, y es la nutrición, y no siempre somos conscientes de su grandísima importancia.

En el mercado de la alimentación para animales abundan muchísimos productos que no son para nada recomendables, sino que contienen ingredientes sin ningún tipo de aporte nutricional, en algunos casos incluso dañinos, y que no se encontrarían en la dieta normal de un perro o un gato si fueran ellos los que se encargaran de buscarse su propio alimento.

En primer lugar, es fundamental saber cuál es la naturaleza de los animales que viven con nosotros. Los perros y gatos son animales carnívoros, así que todo en ellos está diseñado para el consumo de productos de origen animal: su anatomía, su fisiología digestiva, su comportamiento, su forma de aprender a relacionarse con el mundo a través de los juegos de “caza”, etc.

“Es fundamental saber cuál es la naturaleza de los animales que viven con nosotros y su tendencia natural de alimentación.”

En el caso del perro, durante el proceso de domesticación se ha ido adaptando a lo que el humano le dejaba para comer, se alimentaba a base de “sobras” y podemos referirnos a él como carnívoro oportunista. El caso de los gatos es diferente, ellos son carnívoros estrictos, necesitan siempre un aporte suficiente de proteína animal, y hoy en día siguen manteniendo con más fuerza que los perros el instinto de caza.

Por ello, debemos fijarnos siempre en que el alimento que proporcionamos a nuestros animales sea el que realmente les va a nutrir y otorgar salud, y eso se traduce en que la fórmula tiene que estar diseñada de tal manera que se acerque al máximo a las necesidades nutricionales de los carnívoros, y para ello debería ser baja en hidratos de carbono y rica en proteínas de origen animal.

 

 

Como comentábamos al principio, es habitual encontrar muchos productos que deberíamos descartar directamente si realmente nos interesa la salud de nuestros animales. Son productos cuya composición está formada por cereales y grasas, en muchos casos sin ningún tipo de fuente de origen animal, por tanto es solo un alimento que les mantiene vivos, pero sin ninguna garantía más allá, y que a la larga les produce varios tipos de enfermedades relacionadas con la nutrición.

¿Y cómo debe ser el alimento ideal?

Siempre hay que prestar atención al etiquetado, los ingredientes van en orden de mayor a menor cantidad, así que si los primeros ingredientes son pollo, ternera, pavo, salmón, o cualquier otra fuente de origen animal, será un alimento a tener en cuenta. Eso sí, debemos fijarnos en que la proteína animal no venga en forma de subproductos animales ni en forma de harina, siempre debe aparecer como carne fresca o deshidratada y con su porcentaje. Si además el producto no presenta cereales como trigo, maíz, etc, y en cambio tiene legumbres, verduras, frutas y otros ingredientes que sí se pueden considerar como saludables, estaremos hablando de un alimento de calidad.

El mejor alimento para nuestros animales será aquel que se adapte totalmente a sus necesidades, y como hemos comentado, perros y gatos son carnívoros, así que procura que su dieta sea la más adecuada a su especie.