Follow us on Social Media
Back

Síntomas de la leishmaniosis canina

La leishmaniosis canina es una enfermedad parasitaria grave causada por un parásito (protozoo microscópico) denominado Leishmania infantum.

Esta enfermedad es endémica en España, así como en todos los países de la cuenca mediterránea, por lo que debemos presentar todavía más atención a proteger a nuestros perros frente al vector de la leishmaniosis.

¿Cuáles son los principales síntomas de la leishmaniosis?

La enfermedad puede afectar de dos maneras, visceral o cutánea, pero estos son los síntomas generales y más comunes:

  • Pérdida de peso y apetito sin motivo aparente.
  • Alopecia, pérdida de pelo, especialmente en el contorno del ojo y en las orejas de nuestro perro.
  • Lesiones cutáneas y oculares.
  • Despigmentación (pérdida de color de la piel)
  • Sequedad; grietas del hocico y almohadillas.
  • Úlceras en la superficie de la piel.
  • Crecimiento anormal de las uñas y fragilidad de las mismas.
  • Cojera por atrofia muscular.
  • Insuficiencia renal y lesiones en el hígado en el caso de la leishmaniosis visceral.
  • Exceso de orina.
  • Anemia, concentración baja de hemoglobina en la sangre.
  • Inflamación de los ganglios.
  • Además en el caso de la visceral, se pueden dar vómitos, diarreas, sangrado por la nariz, fiebre…

Si tu perro desarrolla alguno de estos síntomas, no dudes, ni esperes, acude a tu veterinario de confianza para que lo valore, y si lo cree necesario, realice un test para confirmar si tiene leishmaniosis.

De todas maneras, debemos diferenciar a los animales infectados clínicamente sanos frente a los que están enfermos, porque la enfermedad se puede desarrollar de manera lenta, incluso puede darse el caso de que sea portador de la enfermedad y que no aparezcan síntomas.

Y no te olvides, en Primavera y Verano, es todavía más importante proteger a nuestros perros con todas las herramientas disponibles, pipetas, vacunas y collares, frente al flebotomo.